Opiáceos para la Fibromialgia ¿Funcionan?

Basado en datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, el uso de opiáceos continúa disparándose. La venta de medicamentos recetados legales, como la hidrocodona, aumentó en un 493% de 2010 a 2016. Parte del motivo es el aumento en el número de personas que tienen que lidiar con el dolor crónico de enfermedades como la fibromialgia.

El dolor crónico no siempre se puede aliviar con medicamentos simples de venta libre. a veces hay que recurrir  a un narcótico más fuerte que solo puede ser recetado por un médico debido a sus efectos secundarios.

Con la fibromialgia, es posible que se necesite una combinación de medicamentos opiáceos para ayudar a controlar el dolor, y aún así, no se pueden prevenir los brotes, lo que explicará el dolor irruptivo ocasional.

De acuerdo con un informe de 2015 del Clinical Journal of Pain, el tratamiento del dolor a largo plazo con opiáceos no necesariamente mejora los episodios de dolor de fibromialgia porque el nivel de dolor, según los expertos, suele ser demasiado alto para que funcionen los opiáceos.

Por otro lado, al no haber otra opción de tratamiento en este momento, muchos médicos continúan recetando opiáceos para brindar cierto alivio a sus pacientes.

¿Tomar opiáceos para la fibromialgia?

El uso a largo plazo conlleva no solo el riesgo de adicción, sino también los efectos secundarios como el insomnio, el estreñimiento y la tolerancia.

Se debe considerar la retirada si los efectos secundarios que afectan la calidad de vida y el nivel de dolor persisten.

Sin embargo, la abstinencia se debe hacer gradualmente porque la abstinencia en sí misma traerá una avalancha de efectos secundarios tales como transpiración inusual, vómitos, bostezos, calambres abdominales, contracciones, angustia, temblores, ansiedad e inquietud.

Opiáceos y vidas medias

Lamentablemente, los opiáceos, aunque son capaces de aliviar el dolor y la incomodidad de una condición médica, son adictivos y la vida media de un opiáceo puede permanecer en el sistema durante una hora o hasta 9 horas.

Este período puede extenderse si toma más de un opiáceo, la intensidad de la dosis y el tipo de opiáceo que toma. Vida media es un término médico que se refiere al tiempo que tomaría para que el efecto de un opiáceo se redujera en un 50%.

Esta vida media representa el tiempo que tarda el opiáceo en ser eliminado del cuerpo, destruido en la sangre o trasladado a otra parte del área del fluido corporal que no sea la sangre, como la orina.

Es importante saber acerca de la vida media porque le ayudará a comprender cuánto tiempo permanece en el sistema un determinado opiáceo. Por ejemplo, si toma codeína, la vida media es de cuatro horas como máximo, pero si toma morfina, la vida media es de 6.5 horas o más.

Dicho esto, la vida media es sólo la mitad de la historia. Mientras que los opiáceos generalmente tienen vidas medias cortas, los efectos persisten.

Tipos de pruebas de drogas

El tipo de prueba utilizada para detectar opiáceos se elige con cuidado porque algunas pruebas no pueden detectar ciertos opiáceos después de un día, mientras que otras se pueden detectar incluso 3 días después.

Por ejemplo, si toma codeína, se volverá positiva en una prueba de orina si la prueba se realiza dentro de 48 horas.

Sin embargo, si se realiza un análisis de sangre, la codeína solo se puede detectar después de 12 horas. Es similar para la hidrocodona porque una prueba de orina tiene una margen de 3 días, mientras que una prueba de sangre para el mismo opiáceo tiene un margen de solo 24 horas.

Otras pruebas como el cabello y la saliva también tienen parámetros significativos. Las pruebas de saliva se deben tomar dentro de 5 minutos como mínimo hasta 36 horas, mientras que las pruebas de cabello pueden revelar el uso de opiáceos hasta por 90 días.

Factores que afectan las pruebas

Sin embargo, las pruebas de drogas son mucho más complicadas, ya que no son iguales para todos, lo que significa que sus datos demográficos personales afectarán los resultados de las pruebas. Así es cómo:

Su edad: cuanto más viejo más lento es su metabolismo y más probable es que sus órganos principales, como los riñones, no funcionen tan bien. Esto significa que el opiáceos permanecen en su sistema por más tiempo.

Su peso y altura: los opiáceos tienen una tendencia a acumularse en los tejidos grasos, lo que dificulta la expulsión del cuerpo.

Función renal / hepática: la salud de estos órganos ayudará a determinar la velocidad a la que se eliminan los medicamentos de su sistema

Genética: algunas personas tienen un metabolismo rápido debido a sus genes, mientras que otras heredan un metabolismo lento independientemente de la edad. Además, los genes también afectarán la reacción a los opiáceos.

Frecuencia y dosificación: una dosis y frecuencia altas harán que sea más difícil expulsar trazas de opiáceos del sistema y la acumulación será la causa principal de un tiempo de eliminación lento.

Dieta: hay ciertos alimentos que pueden acelerar el metabolismo y la eliminación de medicamentos como el jugo de toronja, aunque la mayoría de los remedios caseros no garantizan una eliminación total.

Referencias: Opioid Use in Fibromyalgia – Mayo Clinic Proceedings

Deja un comentario